Páginas vistas en total

viernes, 14 de enero de 2011

COSTOSO ESFUERZO

Se hicieron los planos y se hace la estructura del edificio. Entre la compra del piso y la obra que estábamos haciendo nos quedamos con la cuenta del banco vacía.
La estructura del edificio la hizo una empresa que se dedicaba a eso, pero el resto de la obra la hacíamos mi hijo y yo los fines de semana. Para hacer la fachada de ladrillo visto, le pedí presupuesto a un especialista, y me pidió un millón de pesetas sólo de mano de obra. Lo comento con mi hijo y los dos quedamos de acuerdo en hacerla nosotros; pedí a mi empresa dos semanas de vacaciones en verano, y en ese tiempo hicimos toda la fachada de la vivienda de abajo, que medía más de veinticinco metros, porque la vivienda daba a dos calles.
En la navidad de ese mismo año tomamos otras dos semanas de vacaciones, y terminamos toda la fachada. A continuación, en los fines de semana hicimos las terrazas. Ya sólo quedaban los interiores y el patio de luces; pero todo lo que ganábamos lo empleábamos en la obra.
Una noche, cuando estábamos cenando, mis hijos nos dicen que querían casarse. Mi mujer y yo nos quedamos mirándonos; yo les dije que no estábamos preparados para eso económicamente, pero que, si ellos lo tenían claro, que yo pediría un préstamo para hacer frente a la situación.
Estuve con el director de Caja Murcia y le expuse el caso. Me mandó un perito para que valorara la obra; a los pocos días me llama y me dice que, cuando quiera, me pase por la caja para formalizar el préstamo. Lo comento con mi mujer y con mis hijos y, entonces, mis hijos, que habían reconsiderado lo que yo les dije en la cena, me dicen que no se casan y que siguiéramos haciendo la obra.

No hay comentarios:

Sigo con atención estos BLOGS